Cómo diferenciar un buen ortodoncista



La diferencia entre un buen ortodoncista y un ortodoncista normal es que el buen ortodoncista se fija en cómo armonizar lo mejor posible la sonrisa del paciente. El ortodoncista normal se conforma con que los dientes cumplan los parámetros mínimamente exigidas de un tratamiento de ortodoncia.


En España la calidad de la ortodoncia es buena y casi todos los ortodoncistas saben lo que hacen. El único problema es que la mayoría son de escuelas donde les enseñan a trabajar de un modo muy normativo y estandarizado sin individualizar la sonrisa del paciente.


El buen ortodoncista se fija desde el primer minuto si el tratamiento que va a diseñar mejora la sonrisa del paciente. Desde ese punto de partida el ortodoncista elabora un protocolo donde la sonrisa, el perfil del paciente, el habla y todos los elementos que intervienen en la estética van a ser posibles dentro de la funcionalidad del tratamiento de ortodoncia.


Para conseguirlo el mejor tipo de tratamiento es con alineadores, ya que los cambios se pueden ir observando sin los brackets. Lo importante de la sonrisa es la incidencia de la luz sobre la superficie de los dientes. Dependiendo de si la reflexión de la luz es en una dirección hacia arriba o abajo, el diente y la sonrisa se ve de una forma diferente. Si la dirección es hacia abajo el diente se ve corto. En cambio si la dirección de reflexión es el centro un poco hacia arriba se ve mucho mas natural con su longitud correcta.


El deseo de la sonrisa es el sello del buen ortodoncista. Los pacientes y sus allegados se dan cuenta de la naturalidad con la que sonríe. Una identidad que dura toda la vida

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo