Cómo es la relación del paciente con el dentista y viceversa.


La relación del dentista con el paciente es básica para llevar a término un tratamiento a término con éxito. Son las dos partes las que deben estar sincronizadas, dependiendo de diferentes factores de trabajo.


Hay tres tipos de relación del paciente con el dentista. La primera es una relación de dominio de un agente sobre el paciente. En esta relación el dentista es el agente en cuanto posee el conocimiento. El paciente es el que padece la acción del agente, y por tanto, es una relación de autoridad y de poder. El agente planifica en relación a su saber y el paciente sufre las consecuencias positivas o negativas del tratamiento en base al dominio del profesional. El paciente es pasivo en el tratamiento y no existe una interacción horizontal sino mas bien vertical. El dentista no recibe ninguna carga adicional afectiva que le impida hilvanar un plan de tratamiento sin prejuicios de ningún tipo, ya que él tiene el poder de saber lo que está bien o mal desde su criterio. Es una relación clásica del servicio público sanitario en muchos casos se da en el dentista solitario. Esta relación se convierte con los años en una relación transferencial.


La relación transferencial o de transferencias ocurre cuando se establecen relaciones objeto-parentales, que es cuando el dentista ve a sus pacientes como a hijos y los pacientes como padre. Puede establecerse por una vía, cuando es solamente uno de los implicados el que la establece sea el dentista o el paciente, o por dos vías cuando son establecidas tanto por el paciente como por el dentista. Estas relaciones son relaciones de dependencia, que generan bastante estrés en situaciones que recuerdan las relaciones de padres a hijos. Se pueden malinterpretar exigencias del paciente o conductas de reproche del dentista cuando en realidad no existen, Además, por ser unas relaciones de dependencia, la terminación del tratamiento supone una pérdida que en muchos casos es difícil de gestionar, ya que es un duelo que hay que pasar.


La relación que hoy en día se está consolidando cada vez mas es la relación de servicio. Es nuestra preferida. En la relación de servicio el paciente se convierte en cliente y consumidor. Ya nos es el que padece la acción de un agente de un modo vertical, sino un cliente que exige un servicio de acorde con sus necesidades. El consumidor sabe lo que quiere y siempre buscará el mejor precio y el mejor servicio. Es el proveedor de servicios quien le ofrecerá lo mejor que tiene, para que el consumidor opte por su sociedad dental. Ofertas de financiación a través de la servitización, innovación en todos los campos de la odontología son algunas formas de atraer al cliente a la consulta dental.


Hablar de relaciones de servicio en la salud no está bien visto en los profesionales sanitarios. Es debido en su mayor parte a que los dentistas solitarios todavía se aferran a su cota de poder, pero la realidad es otra. Mientras la salud dental no esté bajo el dominio de los público, las relaciones de servicio deben de prevalecer para fomentar la competitividad entre dentistas y sociedades dentales. Si los dentistas solitarios no se dan cuenta de esto su desaparición será mas pronta de lo que se espera.



10 visualizaciones0 comentarios