top of page

La importancia de lo confuso o cómo aumenta el valor de una persona.



Baltasar Gracián, fue un filósofo del Siglo de Oro español, que ofreció una reflexión profunda sobre la naturaleza humana y las percepciones sociales. Su análisis en el "Oráculo manual y el arte de la prudencia" explicaba que la mayoría de las personas valoran lo que es incomprensible y que la percepción del valor está a menudo ligada a lo caro.


Gracián sostiene que la mayoría de la gente aprecia lo confuso y que este fenómeno se puede observar en muchos aspectos de la vida, desde el arte hasta la tecnología. Las personas tienden a asociar lo embrollado con una mayor consideración a quien se expresa de esa manera. Se puede deber a un sentido de admiración y respeto hacia lo que está fuera de su comprensión, una especie de "veneración de lo desconocido". Este sentimiento es amplificado por el hecho de que lo ininteligible es inaccesible para la mayoría de la gente.


Aconsejaba que, para ser bien considerado en la sociedad, uno debe "aparecer más sabio de lo que es requerido". Mientras el mensaje sea mas oscuro y confuso la gente pensará que la persona que lo maneja es mas sabio. Esta sugerencia parece que muchos filósofos, ensayistas, políticos, economistas, críticos de arte la llevan a su máxima consecuencia. Muchas veces no entendemos nada de lo que dice un político o un articulista porque su mensaje es muy enrevesado y pensamos que al no entenderlo es una persona muy inteligente. Pero el inteligente es el que sabe trasmitir el mensaje lo mas simple y claro para que sea entendido por todo el mundo. El problema es que, según Gracián, la gente que entiende fácilmente el mensaje no considera lo suficiente al que trasmite una idea o un concepto de ese modo.


En el campo de la ortodoncia sucede algo parecido con los llamados KOL o líderes de opinión de diferentes casas comerciales y los cursillistas que defienden sus intereses desde un punto de vista bastante sesgado y en muchos casos con un lenguaje complejo para los ortodoncistas de campo. Presentar casos o publicaciones con evidencias científicas no es el tema de los KOL, pero en muchas ocasiones escogerán las mas favorables, desde un punto a veces muy subjetivo y ocultando los problemas del producto. Estos KOL mientras mas ofrezcan una impronta de sabiduría efectista, los ortodoncistas de campo se verán mas cautivados por su lenguaje difícil de entender y se dejarán guiar por sus intereses en lugar de acudir directamente a las evidencias científicas.


Por otra parte Gracián hablaba de lo caro como valor de una cosa. La idea de que "para ser valiosas las cosas deben costar caro" también resuena en la sociedad actual. El precio y el esfuerzo requerido para adquirir algo a menudo se interpretan como indicadores de su valor intrínseco. Esto se puede ver en la moda, los productos de lujo y la educación. Un artículo caro no solo se considera valioso por su calidad material, sino también por la percepción de prestigio y estatus que conlleva.


No hace mucho escribimos algo sobre el tema en tono humorístico, refiriéndonos a los ortodoncistas que se dejaban encantar por los cantos de sirena de la publicidad. Estos cantos llevan consigo la misma cantinela de que lo caro es lo mejor como en el tema de las impresoras de 3D. Cualquier impresora de precio contenido tiene la misma tecnología que las de precio muy alto, ofreciendo las mismas prestaciones incluso a veces mejores.

Lo mas curioso es que Gracián apoyaba esta conducta en los eruditos para hacerse valer entre la gente normal. Aconsejaba no dar tiempo a los demás para criticar, sino mantenerlos ocupados tratando de entender el significado de nuestras acciones y palabras. Esta estrategia implicaba una gestión activa de cómo nos perciben los demás. Mantener un aire de complejidad puede desviar la crítica, fomentando una imagen de profundidad y competencia, según explicaba Gracián.


La situación actual no es la misma que en el siglo XVII cuando Gracián explicaba su filosofía. El acceso constante de la información a todas las personas ha conseguido que se tenga un criterio mas o menos formado sobre los discursos que expresan muchas de las personas llamadas inteligentes. En un mundo tan individualizado, y no por ello peor que antaño, las opiniones aunque sean todavía no ampliamente analizadas, la gente suele distinguir entre lo fatuo y lo asequible. Se comprueba cuando en muchas ocasiones se comienza a dar importancia al que tiene un lenguaje sencillo y fácil de entender. Antes de intentar comprender lo incomprensible, mejor acceder a otro lugar que seguramente ofrecerá una información mas asequible de lo que buscamos.


8 visualizaciones0 comentarios

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page