top of page

¿Por qué los ortodoncistas usamos tanto la falacia del argumento ad hominem por profesión?

Actualizado: 10 ago 2023



La imagen ilustra visualmente la idea de la falacia ad hominem por profesión, donde el hombre con chaqueta y corbata negra simboliza a alguien que utiliza su posición o título profesional para invalidar un argumento en lugar de abordar el mérito real. En muchas culturas, el búho se asocia con la sabiduría y el conocimiento, que sirve como un recordatorio de que, a pesar de la apariencia de sabiduría, tal comportamiento puede ser un error lógico.


Un ejemplo de cómo un dentista podría utilizar un argumento ad professionem con un paciente:


Paciente: "Doctor, he estado investigando sobre opciones de tratamiento para corregir la alineación de mis dientes. Me siento más inclinado hacia los alineadores transparentes, ya que parecen más cómodos y menos visibles que los aparatos fijos tradicionales."


Dentista: "Bueno, entiendo tu interés en los alineadores, pero debes recordar que soy el profesional aquí. He estado practicando la odontología durante años y tengo experiencia en lo que es mejor para tus dientes. Los alineadores pueden no ser la mejor opción en tu caso, ya que solo un dentista cualificado puede tomar esa decisión."


En este ejemplo, el dentista está desestimando la preferencia del paciente por los alineadores no porque haya evaluado cuidadosamente la situación del paciente, sino porque está utilizando su posición como profesional para afirmar que su opinión es superior. Está implícitamente sugiriendo que la opinión del paciente no tiene valor en comparación con su experiencia y título profesional. En lugar de discutir las ventajas y desventajas de los alineadores en función de las necesidades y preferencias del paciente, el dentista está utilizando su autoridad profesional para invalidar el argumento del paciente.


La falacia ad hominem por profesión, también conocida como "argumento ad professionem" o "ataque a la fuente", es una táctica retórica en la que se intenta desacreditar un argumento o afirmación al apuntar a la ocupación o profesión de la persona que lo presenta, en lugar de abordar el contenido o la lógica del propio argumento. En esencia, esta falacia sugiere que si alguien tiene una profesión o afiliación particular, su argumento debe ser rechazado automáticamente sin considerar su validez.

Esta falacia se basa en la suposición errónea de que la profesión de alguien automáticamente lo hace incompetente o sesgado en un tema en particular. En realidad, la ocupación o la profesión de una persona no debería afectar la validez de sus argumentos. La calidad de un argumento debe evaluarse en función de su coherencia lógica, evidencia y razonamiento, no en función de quién lo está presentando.

Otro ejemplo de falacia ad hominem por profesión presentado de un modo inverso sería:

Persona A: "Creo que deberíamos invertir más en energías renovables para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y combatir el cambio climático."


Persona B: "Pero tú eres un científico ambiental, por lo que solo estás diciendo eso para promover tu propia agenda y asegurar tu trabajo."

En este ejemplo, Persona B no está abordando el argumento real de Persona A, que se centra en la inversión en energías renovables y el cambio climático. En cambio, Persona B intenta desacreditar a Persona A al sugerir que su opinión está motivada por su profesión en lugar de discutir la validez del punto de vista de Persona A.

El argumento del dentista desestimando los argumentos del paciente debido a su posición profesional está relacionado con la "soberbia del saber". La soberbia del saber es una actitud arrogante que algunas personas pueden tener cuando consideran que su propio conocimiento o experiencia es superior al de los demás. En este caso, el dentista podría estar mostrando una actitud de superioridad al rechazar los argumentos del paciente y afirmar que su propia opinión como profesional es más válida.


La soberbia del saber a menudo se manifiesta en el deseo de imponer opiniones propias y de desestimar las perspectivas de los demás, incluso cuando estas perspectivas pueden ser legítimas o válidas. En el ejemplo del dentista, su actitud de desacreditar al paciente basándose en su profesión podría reflejar una forma de soberbia del saber, ya que está dando por sentado que su posición profesional le otorga automáticamente la razón y la autoridad para juzgar los argumentos del paciente.


En última instancia, tanto la falacia ad hominem por profesión como la soberbia del saber se relacionan con la manera en que las personas pueden manejar el conocimiento y la autoridad en las discusiones y en la vida cotidiana. Ambos conceptos destacan la importancia de un enfoque respetuoso y abierto al diálogo y la consideración de diferentes perspectivas.




42 visualizaciones0 comentarios
Publicar: Blog2_Post
bottom of page