La lengua y sus efectos perjudiciales en los dientes


La lengua es un órgano vital del cuerpo humano, cuyas funciones son la salivación, el habla, el sentido del gusto y la deglución. Esta última función está implicada en el desarrollo y maduración de la personalidad, desde el punto de vista del psicoanálisis la lengua participa en la llamada fase oral del desarrollo de la personalidad. Una fase oral no sublimada conlleva una falta de maduración de la deglución, produciendo la deglución atípica. Ocurre cuando el destete es muy prematuro y no se terminan de desarrollar la capa de mielina de las células nerviosas que participan en la deglución.


Ocurre prácticamente en toda la sociedad occidental, ya que es raro que el destete no ocurra después de los seis meses cuando en la antigüedad era normal hasta los tres años. Lo que conlleva la falta de maduración del mecanismo de deglución es que en periodos de estrés exista una regresión y se retorne a estado infantiles de deglución atípica muy acentuada. La deglución atípica es una interposición de la lengua entre los dientes, que imita la succión del bebé cuando se amamanta.


La deglución atípica es causa de muchos problemas de alteraciones de la boca y de los dientes, tales como los problemas de adelantamientos de maxilares, mordidas abiertas, paladares estrechos, etc. Las recidivas de tratamientos de ortodoncia están a la orden del día, y mas con los problemas que estamos viviendo con el confinamiento y la pandemia.


La mejor manera de tratarla es yendo a la consulta del logopeda antes, durante y después del tratamiento de ortodoncia. También es imprescindible las visitas de mantenimiento de refuerzo, ya que todas las cosas tienden a retornar al pasado.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo