¿Se cansan los pacientes de llevar alineadores?

Actualizado: 26 ago



Desde hace unos años se ha puesto de moda el tratamiento de ortodoncia con alineadores en lugar de con brackets. Las ventajas son muy numerosas. Por ejemplo, mejor limpieza de los dientes, posibilidad de comer de todo, alivio a los pacientes bruxistas, menos dolor en el movimiento, poder retirar el alineador, estética inmejorable. Como desventajas se describe el número de alineadores, la dificultad para hablar en los cambios o el hecho de que el paciente pueda detener su tratamiento en cualquier momento sin consultar, lo que no sucede con los brackets de los aparatos fijos.


Un tratamiento medio con alineadores alcanza un número entre 15 a 30 alineadores, que cambiados cada 15 días el tiempo de tratamiento sería entre 8 y14 meses. El problema es que en la mayoría de los tratamientos la predicción del software del número de alineadores no coincide con la realidad. Por este motivo, el número de alineadores se puede alargar así como el tratamiento, lo que supone cierto desanimo en algunos pacientes. No son muchos pero hay que comprender las causas para evitar la renuncia al tratamiento en lo posible.


Las causas del desánimo de los pacientes al tratamiento con alineadores son diversas:


-La primera causa es la constancia para tener el hábito de colocarse los alineadores un mínimo de 22 horas, Es un hábito difícil de llevar si no existe una gran motivación en alinear los dientes. El constante cambio de alineadores puede ser incómodo para el paciente así como el mantenimiento y su limpieza. El mal estado de los alineadores


-La imperceptibilidad de los cambios a corto plazo. Son pocos los pacientes que notan algún cambio en el primer alineador, lo contrario que ocurre con los brackets. Es preciso llevar un buen número de alineadores para observar los cambios y cuando son problemas de clase II o clase III todavía se acentúa el desánimo.


-La adaptación al habla en los cambios de los alineadores. Son pocos los pacientes que no se adaptan al poner la lengua en su lugar para hablar mejor en los cambios de alineadores. La mayoría se adaptan pero el que no lo consigue puede ser un motivo de desanimo.


-Los refinamientos. Hay pacientes que pueden llegar a dos o tres refinamientos dependiendo del caso cundiendo el desánimo. El software es incapaz de prever una línea de tiempo exacta ya que existen muchas causas que cambien no sea tan predecible como se requiere.


-La decepción por las altas expectativas. Ocurre cuando desde el principio el paciente espera mucho mas del tratamiento de ortodoncia, ya que a veces están implicados otros factores como el tamaño de los dientes o la posición de los labios que no se corrigen con el tratamiento de ortodoncia y muchas veces se agrava ya que esas imperfecciones se notan si no se corrigen o el paciente no está debidamente informado.


-La confianza con el dentista se deteriora. Puede que se deba a la falta de resultados a corto plazo o que la relación con el dentista y la clínica no sea lo suficientemente empática para que el tratamiento continúe por buen camino.


La solución a estos inconvenientes pasa porque el paciente se le informe desde el principio de todos los problemas que puedan ocurrir. Además es muy importante que en cada fase del tratamiento al paciente se le enseñe el estado de alineación de sus dientes en el ordenador con el software que se use para los movimientos de ortodoncia. Hay que animar al paciente a ver las ventajas del uso de alineadores como el mas que seguro alivio de los problemas de articulación y bruxismo con el uso de ellos. Es una de las mejores ventajas para paliar los efectos del bruxismo y el desgaste en los dientes la colocación de los alineadores todo el día.


En realidad el dentista y su equipo se tienen que convertir en los animadores de los pacientes de ortodoncia con alineadores. La diferencia con la aparatología fija es que los pacientes de ortodoncia de alineadores pueden parar el tratamiento cuando quieran, sin necesidad de retirar los aparatos. En muchos casos es bastante complicado para los pacientes de aparatología fija cuando estos no quieren aparecer por la consulta de su dentista y no continuar con el tratamiento de ortodoncia.


Lo mejor siempre es no llegar a que el paciente se desanime, pero en su defecto conseguir que el paciente lleve unos retenedores de mantenimiento para que pueda continuar desde la fase en que dejó el tratamiento.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo