Por qué no usamos Invisalign en nuestra clínica digital.

Actualizado: 2 jul



Aunque no hay que quitarle el mérito a Align Technology por ser la primera compañía en el mundo en introducir los movimientos de ortodoncia en 3D con el software que desarrollaron, no deja de ser un monopolio desde el primer momento de su introducción en el mercado. El monopolio de Invisalign es la primera razón que nos frena para usar sus alineadores en nuestra clínica digital. La compañía está lidiando con una demanda por precios abusivos por su posición de monopolio en el mercado que ha sido rechazada en primera instancia y ha pasado a un tribunal federal en EEUU.


No nos parece eficiente el programa que utiliza Invisalign para movimientos de ortodoncia para usarlo en nuestra clínica digital. No era accesible hasta hace muy poco tiempo para sus dentistas/usuarios, con un software muy hermético sin posibilidad de probarlo. Su software no fue liberado hasta el año 2017 por expiración de la patente, con lo cual las mejoras no fueron introducidas hasta ese año, que fue cuando los usuarios ortodoncistas pudieron manipular su ClinCheck, pero muy limitadamente. Mas que un programa funciona casi como un visor de movimientos que apenas se acerca a la realidad. Es bonito ver cómo se mueven los dientes, pero su efecto gosthing no señala las interferencias de los movimientos oclusales por ejemplo. Las encías tampoco son las del paciente. Suelen ser plantillas bonitas de encías pero no son reales.


Otro de sus métodos monopolísticos fue la introducción en el mercado de su máquina de escanear maxilares iTero, que al principio solo podía exportar los archivos escaneados a Invisalign, aunque actualmente tampoco es fácil de hacerlo. Align Technology terminó sus tratos con 3Shape para modificar la exportación de archivos de la máquina Trios de 3Shape para su propio beneficio, que además intentó poner freno a la importación de Trios en EEUU. Trios es una plataforma abierta donde los archivos escaneados se pueden usar en todos los softwares, pero Align intentó sin éxito que no pudieran operar en EEUU. A partir de aquí, Align firmó contratos exclusivos con las dos mayores organizaciones de servicios dentales en EEUU para la venta de sus productos aumentando su monopolio.


Align Technology presentó una demanda en el 2015 contra una compañía llamada Smilecare que vendía sus productos directamente a los consumidores y no a los dentistas. Los acusó de copiar sus patentes y de que no trabajaran para los dentistas, que debían de ser los que planearan el tratamiento. Nueve meses después compraron el 17% de la compañía que pasó a llamarse Smiledirect, con lo que apartó a una posible amenaza penetrando dentro de un submercado de fabricación de alineadores directamente al público sin pasar por los dentistas. Aquí en España hicieron algo similar algún dentista que pretendió fabricar alineadores con software propio, pero ante la amenaza de juicio optó por retirarse del mercado.


El objetivo inicial en 1997 de Align Technology fue vender directamente al público demostrado cuando abrió unas tiendas de alineadores en San Francisco, que fueron cerradas por la presión de los colegios de dentistas en EEUU. Hizo lo mismo en el 2017 cuando expiraron las patentes pero las cerraron otra vez. La compañía seguirá insistiendo allá donde se lo permitan. Ahora la presión se la pasan a los dentistas/providers creando una jerarquía entre ellos, (Silver, Gold, Platinum, Emerald), dependiendo del número de los casos tratados al año con Invisalign. Si no cumplen las metas, los degradan quitando los galones a un grado inferior. Pienso que debe de ser humillante para el dentista que por hache o por be disminuye su número de pacientes y tenga que pasar por ese trance.


Una de las razones que esgrimen los dentistas/usuarios para convencer a sus pacientes es que mandan sus impresiones EEUU y allí confeccionan los protocolos de movimiento, dando a entender que son diseñados por ortodoncistas especializados americanos. Nada mas lejos de la realidad. Durante mucho tiempo los protocolos fueron diseñados, y lo siguen siendo, en Costa Rica por los llamados por Align Technology técnicos virtuales especialistas, que son protésicos o no son titulados, explicando que son supervisados por ortodoncistas in situ. Con la demanda crecida los protocolos se desarrollan en otros países como Argentina y Brasil por ejemplo. Este año tiene prevista su ampliación al mercado europeo estableciendo bases en España ya tienen una, en Polonia con una planta de construcción y algún país más.


Con respecto al lugar de la fabricación de los alineadores, no lo ocultan, son fabricados en Ciudad Juárez (México) del orden de mas de un millón de alineadores al día. El problema es que no parece claro cuando los usuarios/dentistas explican a sus pacientes que su tratamiento lo envían a EEUU para su fabricación y en realidad son mandados a México por Align para ahorrar costes. Algo parecido a lo que hacen los suizos con sus relojes Swiss Made que la mayoría de sus piezas son fabricadas en China y terminadas en Suiza. Invisalign ni las termina porque se nota en los bordes cortantes de sus alineadores. Repasarlo es un trabajo manual y es otro sueldo que pagar, aunque sea bajo. Además, solamente hay que mirar las bolsistas que se entregan a los pacientes de los alineadores donde pone claramente un "Made in Mexico". Me pregunto ¿Qué pensarán los pacientes de su dentista que les ha vendido el tratamiento como hecho en EEUU y leen que están fabricados en México? A mí no me sonaría congruente y me generaría muchas dudas.


En la parte técnica todavía aumentan los porqués no utilizamos Invisalign en la clínica digital:


- El ClinCheck de Invisalign es un visor de movimientos no un software como ArchForm u otros softwares como Maestro, Blue Sky o Arcad. Los visores de simulación los tienen hoy en día cualquier escáner que se precie, pero un buen software de movimientos es muy complicado de desarrollar. Align lo tiene pero sus usuarios no pueden fabricar los alineadores como hacemos nosotros con ArchForm y los otros softwares mencionados.


- Los alineadores están construidos de un solo material y un solo espesor. El material que usan en Invisalign como alineador es un poliuretano bastante blando que amarillea, unido con un polietileno para dar un poco mas de rigidez. Si se compara un polietileno glicólico con el poliuretano de Invisalign se vislumbra el ligero toque amarillo dentro del alineador. Incluso los últimos de la serie están un poco amarillos después de 8 meses de almacenamiento esperando su uso. Además, los borde están cortantes porque no son debidamente repasados. El espesor es de 0,6 mm muy homogéneo, pero en muchos casos se necesitan alineadores mas rígidos como en los casos de sobremordidas de dientes anteriores, mordidas abiertas posteriores o distalamiento de molares para corregir las msloclusiones de clases II. Fabricándolos en nuestra clínica podemos elegir el material que queramos y el espesor mas de acuerdo con las necesidades del paciente. No decimos que no es buen material el SmartTrack de Invisalign solo que es muy limitante a la hora de realizar un completo tratamiento con alineadores.


- El precio es muy alto en los casos de Invisalign. En el año 2018 Invisalign cobraba hasta 1800 € por caso completo, que muchos ortodoncistas pedían a sus pacientes como entrada de pago, ya que es lo que mandaban a EEUU para empezar un caso. Es decir, se fabrica en otros sitios pero se cobra en EEUU. Fabricando los alineadores en nuestra clínica ya nos ahorramos los 1800 € de fabricación en Costa Rica/México por fabricarlos en Alcoy (Alicante).


- Invisalign no es una empresa sostenible. Casi nadie hace hincapié en esta perspectiva. No es sostenible porque los casos de Invisalign se dan todos los alineadores para usar, pero en muchos tratamientos hay que realizar refinamientos. Conlleva a que el dentista tiene que desechar muchos alineadores que no van a ser usados y que fueron fabricados para ese tratamiento a refinar, con su evidente gasto de energía, plástico y contaminación sin necesidad. Si se fabrican conforme a la necesidad del paciente de su línea de tratamiento del paciente, se apuesta por la sostenibilidad. Los últimos alineadores de fabricación directa pueden aumentar la sostenibilidad, ya que son bioplásticos degradables a base de soja. Estamos preparados por si las normas sobre los plásticos derivados del petróleo cambian y se limita su uso en la Unión Europea usando los alineadores directos a base de soja.


- Al fabricarlos nosotros mismos no tenemos problemas de volver a mandar los escáneres a EEUU en caso de roturas y pérdidas de los alineadores. Además, podemos entregarlos al día siguiente sin perder la línea de tratamiento.


- Align Technology ha sido muy reservada en la investigación y estudios de sus protocolos y materiales dentro de la sociedad científica. Hasta el año 2014 no hay un estudio mas o menos serio y no interesado de los tratamientos de alineadores de Invisalign. Sabiendo esto, no comprendo cómo muchos catedráticos de Escuelas de Odontología del mundo usan Invisalign en las consultas y les exigen a sus alumnos plantear su práctica con grandes exigencias a las evidencias científicas. Es chocante la ambigüedad y falta de coherencia de los enseñantes de ortodoncia en el mundo sobre el tema de Invisalign.


Si Align Technology hubiera sido mas abierta en sus investigaciones hubiéramos avanzado muchísimo en el conocimiento de los alineadores y no esa pérdida de 20 años de inmovilismo científico manteniendo la patente cerrada por intereses comerciales. Actualmente su posición en el mercado es muy sólida creciendo en facturación todos los años. No se vislumbra que vaya a tener problemas por falta de dentistas/usuarios ya que prefieren mandar sus casos a Invisalign antes que aprender a mover dientes con un buen software de ortodoncia y fabricar los alineadores en la clínica. El cambio de una ortodoncia analógica a una digital conlleva un gran cambio de mentalidad que muy pocos están dispuestos a asumir. Poco se puede cambiar en la línea de actuación de Invisalign en el mercado, pero sí que los dentistas/usuarios tomen mayor participación en el desarrollo de los tratamientos de ortodoncia de sus pacientes con las herramientas digitales que actualmente poseemos.


Pensamos lo mejor para los pacientes y creemos que un tratamiento con los alineadores necesarios, con un precio muy razonable, sostenibles, mucho mas eficiente, dirigido por nosotros y no por técnicos en otros países, mejora en mucho la oferta de la empresa americana. Es lo que nosotros hemos apostado desde hace cuatro años cuando expiró la patente de Align Technology del software de movimientos en 3D,




287 visualizaciones0 comentarios